Silent Hill – A veinte años del susto de nuestras vidas

Publicado por Vorágine en

Hace 20 años, en 1999 para ser exactos, se lanzó el videojuego de PSOne Silent Hill, para convertirse en el mejor survival horror de todos los tiempos, aún vigente a pesar de la superior tecnología con que cuentan las consolas y juegos de nueva generación. Se trató de la respuesta de Konami al exitoso Resident Evil de Capcom, que por entonces ya había establecido al survival horror como un género nuevo y atractivo para los gamers de todo el mundo, por lo que varias otras desarrolladoras voltearon la mirada a este terreno fértil para comenzar a explotarlo, pero la mayoría de las veces con simples y descaradas copias de la joya de Capcom, que solo terminaban por darle mal nombre al género; sin embargo, uno de los pocos que logró sobresalir fue Silent Hill, estableciendo lo que sería el juego de horror por antonomasia.

Corre por el a la tienda virtual

Fue un videojuego creado por la desarrolladora japonesa Silent Team, que trabajó exclusivamente en esta serie hasta la cuarta entrega, tras la cual decidió separarse de Konami. Posteriormente la empresa cedería la responsabilidad de la saga a equipos norteamericanos, para decepción de millones de fanáticos que no aceptaron de buena gana el cambio, rechazando los nuevos juegos aun antes de ser lanzados. Y es que Silent Team creó un estilo tan único en la industria que resulta simplemente irrepetible y su primer título es de una manufactura tan perfecta que aún para ellos mismos se volvió insuperable.

La historia del juego comienza cuando nuestro protagonista Harry Mason y su hija de siete años, Cheryl, salen en un viaje vacacional y en el camino se cruzan con la fantasmagórica imagen de una chica que les hace perder el control de su camioneta y volcarse montaña abajo; al despertar, Harry se da cuenta de que su hija no está en el auto y decide salir de inmediato en su búsqueda, a través de las desiertas calles y oscuros edificios que componen el mítico pueblo de Silent Hill. En la travesía se enfrentará a sus peores pesadillas en un mundo lleno de deformes criaturas que tratarán de acabar con él. Pero por suerte en su travesía contará con la ayuda de la oficial de policía Cibyl Bennett, que también ha quedado atrapada en el pueblo, y además conocerá a otros personajes, como el Dr. Kaufmann, la enfermera Lisa y la misteriosa Dahlia Gillespie, quienes los guiarán en un camino que revelará el secreto de Silent Hill y el satánico legado que oculta.

¡Todavía no se nos olvida el primer susto!

La trama es desarrollada por medio de diálogos cortos y pistas crípticas que a menudo sólo sirven para confundir más al jugador, aunque es la forma más acertada de hacerlo pues el juego mantiene un ambiente general de surrealismo, que hace tener la impresión de encontrarse experimentando una vívida pesadilla. Ese sentimiento onírico es una de las particularidades de la saga, pues Silent Hill se manifiesta de acuerdo a la persona que lo visita, siendo sus propios demonios quienes lo atormentarán.

Por eso la verdadera estrella del juego es el impresionante ambiente del pueblo, lleno de niebla y oscuridad, ya que los programadores buscaron limitar el enfoque a la acción en favor de un terror psicológico derivado de la tensión y la soledad. Para recorrerlo se necesita de una linterna, por lo que la visión es limitada a unos cuantos metros (y a pesar de fue consecuencia de las limitaciones gráficas de la época, resultó ser toda una genialidad). El uso de mapas, la introducción de puzles realmente difíciles, así como el uso de white noise cuando un enemigo está acercándose, crea una gran ambiente de tensión, que combinado con la inigualable banda sonora creada por Akira Yamaoka, dieron por resultado uno de los juegos más aterradores de la historia, por lo que jugarlo solo y de noche es toda una hazaña de valor.

“Necesitan conseguir un nuevo decorador…”

Aun con todo lo bueno que es, el juego tiene carencias muy notables, como el apartado gráfico que muestra escenarios con poco detalle y texturas acartonadas en los personajes. Además, el gameplay no es muy entretenido o retador, pues el uso de armas es impreciso y el movimiento muy limitado, quizás porque se trató de mostrar que Harry es sólo una persona común y no un súper hombre de acción como los que aparecen en otros juegos.

Para los amantes del terror psicológico en su estado más puro, “Silent Hill” es un juego imprescindible, y las constantes referencias a obras clásicas y autores (Alfred Hitchcock, Richard Matheson, “The Shining”, etc.) dejan ver que fue hecho por verdaderos conocedores del género, quienes no sólo quisieron rendir honor a éstos, sino crear un objeto de culto equiparable en grandeza y reconocimiento. Y sin duda alguna lo lograron.

“Has visto a una pequeña niña? bajita, de cabello negro?”
Silent Hill cumple 20 años hoy

Cuando Javier LR no está escribiendo sobre clásicos literarios, puedes encontrarlo escribiendo post incendiarios en Twitter Instagram.

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Categorías: Videojuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *