El escándalo de Activision-Blizzard que cimbra la industria de los videojuegos

Publicado por Vorágine en

No solo en Hollywood hay drama y denuncias

Cuando vi que salía una nueva película de Dune con un montón de estelares, decidí escribir un artículo y se me ocurrió que sería gran idea de leer la novela original de 1965, así que la mandé a pedir y cuando llegó me llevé la agradable sorpresa de ver que era un monstruo como de mil páginas. Y ahora estoy aquí, a medio libro de Dune, aún sin haber visto la peli y bastante seguro de que no la voy a alcanzar en cines.

Imagen propiedad de Legendary Pictures; Villeneuve Films; Warner Bros. Pictures
Imagen propiedad de Legendary Pictures; Villeneuve Films; Warner Bros. Pictures

Así que en tales circunstancias, y dado que esta máquina corporativa llamada Vorágine no da tregua, tuve que pensar en algún otro jugoso tema para traerte el día de hoy y recordé que ya tiene un buen rato que no me pongo intenso con algún asunto progre.

Primero consideré lanzarme a la yugular de Hollywood como es mi costumbre (te tengo en la mira Especial de Netflix de Dave Chappelle), pero mientras checaba lo último en IGN me topé con asunto escandaloso y escabroso, de esos que tienen de todo: acoso, drama, denuncias y, por supuesto, progres vs haters. Y aquí la involucrada es otra industria del entretenimiento, una que parece estar incluso en mayor auge que la cinematográfica, y me refiero al mundo de los videojuegos.

Imagen propiedad de Netflix, Inc.
Imagen propiedad de Netflix, Inc.

Primero quiero aclarar que siempre me he considerado fanático de los videojuegos, con los que tengo un pasado tan remoto como el Atari, que en años gamer es como venir de la época de las cavernas. Y aunque ya he hablado de que en los últimos años dejé de ser hardcore, lo cierto es que nunca me he desvinculado por completo del pasatiempo de los pixeles, manteniéndome al día y maravillándome con cada nuevo avance en la industria.

Lamentablemente, eso no significa que vea con lentes rosas todo lo que se encuentra detrás de esa fábrica de sueños, pues también ha producido pesadillas, como lo fue el Gamergate, del que quizás hablemos la próxima ocasión, pues ahorita está más fresco el chisme de Activision-Blizzard, productora de franquicias súper populares como Diablo y World of Warcraft.

Imagen propiedad de Activision Blizzard, Inc.
Imagen propiedad de Activision Blizzard, Inc.

Pero antes de ponernos de juzgones, analicemos la cronología de los hechos, para poder formarnos una opinión informada.

Acusaciones a Activision-Blizzard

El 20 de julio de 2021, Activision-Blizzard fue demandada por el California Department of Fair Employment and Housing (CDFEH), una agencia del gobierno californiano que se encarga de proteger a los ciudadanos de la discriminación laboral y habitacional. Esa demanda fue el resultado de una investigación de dos años llevada a cabo por dicha institución y de la cual se determinó que en las entrañas de Activision-Blizzard existía un ambiente laboral descrito como de “frat boy culture” (cultura de chicos de fraternidad), en el que tenían lugar una serie de prácticas discriminatorias y de acoso sexual en contra de las mujeres empleadas por la empresa.

Activision blizzard estatua

La demanda enfatiza en la existencia de una clara brecha salarial en contra de las empleadas, pero las historias más abundantes y turbulentas fueron las que se detallaron en relación al comportamiento de algunas personas al interior de Activision-Blizzard. Se habla de actos de acoso sexual por parte de empleados y directivos, todos varones, como ingerir alcohol y escabullirse a  los cubículos de las empleadas para decirles palabras vulgares e insinuaciones. Incluso se dice que en ocasiones se introducían a una habitación diseñada para las madres que amamantaban a sus hijos. En otro testimonio perturbador, la analista de seguridad Emily Mitchel reveló que en una convención en año 2015 fue acosada en el estante de Activision-Blizzard tras acercarse a solicitar informes laborales y recibir burlas sexuales y lascivas por parte de los encargados.

Pero por mucho el incidente más grave fue el de una empleada que se suicidó durante un viaje de trabajo, en el que tenía que estar con la persona que habría estado abusando de ella.

blizzcon

Además de esto, salió a la luz un reporte del infame “Cuarto Cosby”, bautizado así en referencia al comediante Bill Cosby, caído en desgracia por las múltiples acusaciones de violación que lo tienen contra las  cuerdas. Pues esta habitación fue utilizada durante la BlizzCon 2013 por varios ejecutivos y desarrolladores de la empresa, liderados por Alex Afrasiabi, para hacer fiestas y divertirse discutiendo los detalles de los abusos que podían cometer contra las mujeres.

A todo esto hay que señalar que se habla de que varios de estos personajes eran considerados intocables y protegidos por altos mandos.

cuarto cosby

La respuesta de Activision-Blizzard

Ante estas acusaciones, la respuesta pública por parte de la empresa no se hizo esperar y la verdad es que fue una muy desafortunada. Básicamente salieron a decir que los reportes de la CDFEH eran imprecisos, falsos y distorsionaban la realidad. Incluso se aventaron la puntada de decir que esas instituciones lo único que logran es hacer que las nobles empresas se vayan de California.

¿Y qué provocó esa respuesta de Activision-Blizzard? Pues que más de dos mil de sus empleados y exempleados firmaran una carta condenando la postura “aborrecible e insultante” de la empresa.

De inmediato el Presidente de Blizzard, J. Allen Brack envió un correo interno a todos los empleados condenando cualquier acto de discriminación y asegurando que estaban comprometidos a mejorar. Pero esto sucedió al mismo tiempo que Fran Townsend, ejecutiva de Activision-Blizzard, envió otro correo interno con un tono muy diferente, señalando que esa “irresponsable” demanda pintaba una imagen distorsionada de la compañía, con historias viejas y fuera de contexto.

brack townsend
J. Allen Brack y Fran Townsend

Este mensaje, entendiblemente, calentó aún más a los empleados, que ahora sí se lanzaron con todo, amenazando con realizar demostraciones públicas de protesta si no eran escuchadas y atendidas sus demandas de modificaciones contractuales, promoción de la diversidad, equidad e inclusión, así como soluciones para la prevención del acoso.

Unos cuantos días después salió Bobby Kotick, CEO de Activision-Blizzard, diciendo que la respuesta inicial de la compañía había sido incorrecta y prometiendo acción rápida en contra de cualquier acto de discriminación y acoso, así como evaluación de los líderes y mayor implementación de prácticas inclusivas. Pero estas palabras bonitas y promesas no fueron suficientes, pues fueron omisas de aludir a muchos de los reclamos, por lo que los ánimos continuaron caldeados al interior de la empresa y el 3 de agosto tuvo que presentar su renuncia J. Allen Brack, después de que saliera a la luz que era amigo cercano y protector de Alex Afrasiabi. Su reemplazado sería la dupla compuesta por Jen O’Neal y Mike Ybarra.

jen oneal ybarra
Jan O'Neal y Mike Ybarra

Un conflicto en escalada

Otra de las problemáticas fue la contratación de la firma legal WilmerHale por parte de Activision-Blizzard, debido a que esta tenía antecedentes de prácticas en contra de los trabajadores, lo que provocó que se formara la coalición ABK Workers Alliance, acusando a la compañía de realizar continuos actos de intimidación.

A esto hay que sumar también la investigaciones abiertas por las agencias gubernamentales U.S. Securities and Exchange Commission y The Equal Employment Opportunity Commission por las condiciones de trabajo de la compañía, esta última siendo resuelta en el mes de septiembre por medio de un acuerdo de 18 millones de dólares que se tendrían que destinar a compensar a las víctimas, e implementar las mejoras laborales necesarias para erradicar estas prácticas.

empleadas activision

Todo esto sucedía mientras se daba un éxodo de ejecutivos y jefes de desarrollo como Chakko Sonny y Claire Hart, por razones no muy claras, así como el despido de más de 20 empleados que habrían sido señalados en las acusaciones.

Y por si esto fuera poco, el 2 de noviembre, apenas a tres meses de haber sido nombrada, Jen O’Neal presentó su renuncia como líder de la compañía, señalando una disparidad salarial entre ella y su homólogo Mike Ybarra, y revelando que ella misma había sido víctima de acoso en el pasado y estaba siendo usada para mostrar una falsa imagen de inclusividad de género, pues sus peticiones por igualar su sueldo con el de Ybarra habían sido completamente ignoradas hasta que puso su renuncia sobre la mesa.

Pero la segunda bomba fuerte cayó este 16 de noviembre, cuando se reveló en un reportaje publicado por el Wall Street Journal que el CEO de Activisión, Bobby Kotick, había tenido conocimiento por años de todas las denuncias de acoso sexual y discriminación dentro de la compañía, incluyendo acusaciones de violación, y deliberadamente había ocultado esta información de la junta de accionistas. Esto ha provocado la firma de más de mil empleados solicitado la renuncia de Kotick, dada su carencia de integridad para resolver el conflicto.

bobby kotick
Bobby Kotick

El recuento de los daños hasta el momento

¿Y cuáles son las consecuencias hasta ahora de este escándalo en el seno de uno de los gigantes de la industria? De entrada es obvio que se han retrasado varios proyectos ante la inconformidad de los trabajadores, y también se han cancelado o retrasado eventos como la BlizzCon, que supuestamente aún va a llevarse a cabo en 2022, aunque algo nos dice que será un evento bastante incómodo.

Además, toda esta prensa negativa alrededor de Activision-Blizzard fue motivo para que muchos de sus aliados comerciales, como State Farm y Coca-Cola reevaluaran su relación como patrocinadores. Y así mismo, un grupo de accionistas ha expresado su molestia por las acusaciones de ambiente laboral tóxico así como el manejo inadecuado e insuficiente del problema por parte de los ejecutivos, demandando cambios inmediatos.

Y pues Activision-Blizzard ha tomado algunos pasitos de bebé reconociendo las demandas de sus empleados por un ambiente de trabajo seguro, así como retirando referencias de los involucrados en las acusaciones de juegos como World of Warcraft y Overwatch. Aunque es evidente que esto tiene más que ver con la presión mediática que con las buenas intenciones de una empresa que a todas luces estaba muy cómoda con esas condiciones tóxicas.

Imagen propiedad de Activision Blizzard, Inc.
Personaje de Overwatch que ahora se llama Cole Cassidy

Y prácticamente aquí es donde nos encontramos en esta saga de disputas laborales y relaciones públicas que aún tiene muchos capítulos por escribir, por lo que estaremos a la espera de futuros desarrollos, con esperanzas de que se den cambios para bien dentro de la industria, pero con el corazón roto al saber que posiblemente esto que vemos no es más que la punta del iceberg de una cultura sexista, homofóbica, misógina, abusadora y discriminadora que parece permear en todos los ámbitos de la industria del entretenimiento en Estados Unidos, la cual consumimos todos los días con un apetito voraz.

Una última nota, y es para nuestros amables lectores que tal vez  estén en contra de esa gente llorona que de todo se queja y atacan a Activision-Blizzard. Ellos, al igual que ustedes, aman los videojuegos y han dedicado sus vidas a traernos maravillas como Overwatch, Diablo y World of Warcraft, que son productos de la creatividad de cientos de personas y no de dos o tres directivos. Y lo único que piden a cambio es la oportunidad de hacerlo sin ser acosados ni discriminados. Y quién sabe, si lo logran, tal vez el resultado sea que el día de mañana tengamos cada vez más y mejores franquicias que nos hagan soñar más allá de lo que hemos imaginado.

Imagen de nathanwpylestrangeplanet
Imagen de nathanwpylestrangeplanet

UPDATE: El 18 de enero de 2022 se anunció que Microsoft adquirirá todos los derechos de Activision Blizzard por una cifra cercana a los 70 mil millones de dólares, lo que en teoría debería poner fin a las prácticas de abuso y discriminación al interior de la empresa, así como a la era de Bobby Kotick como CEO de la misma. Habrá que esperar para ver.

Por Javier LR, personaje de ficción. Sígueme en twitter e instagram.

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!

Categorías: Videojuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *