San Pascualito Rey: Poesía vuelta canción

Publicado por Vorágine en

Un estilo propio y exótico

Hace ya varios años, en una de esas noches en las que el insomnio me tenía dando vueltas y vueltas sobre la cama mientras mi mente no dejaba de revolotear pensando mil cosas que al final no llevaban a nada, decidí encender el televisor con la intención de encontrar algo que ver. Fue así como saltando entre canales e infomerciales llegué a Canal 11 y escuché por primera vez un grupo nacional que no tenía idea de quiénes eran, pero cuyo sonido era tan característico y especial que quedé hipnotizado.

Así fue mi primer encuentro con la música de San Pascualito Rey, una banda con un sonido particular y letras melancólicas que ha sido catalogado como Mariachi Cósmico y Dark Guapachoso. Así de extraño y fuera de molde es su arte.

Liderados por Pascual Reyes en la voz y Juan Morales en el bajo y con varios cambios en el resto de su alineación son una agrupación influenciada por el danzón, la cumbia y el triphop, de Chavela Vargas hasta Portishead y Massive Atack. Un abanico tan rico y extenso que se encargaron de plasmar de una manera orgánica, logrando crear una experiencia auditiva mágica que sumada a las letras tan poéticas no puedes evitar enamorarte.

Caminito

Después de dos demos que habían sido bien recibidos, llegó la hora de lanzar el primer LP. Así es como ve la luz “Sufro Sufro Sufro” en 2003 con una ilustración al estilo de novela gráfica que nos presenta a San Pascual al borde de una cama mirando fijamente al piso, proyectando una sensación de desolación, sosteniendo una botella en una mano y en la otra su corona mientras a sus espaldas descansa una mujer.

Abriendo con “Te voy a dormir” con toques de un buen danzón, estrofas calmas, coros con un dejo de dolor y sintetizadores crean en conjunto con la letra una invitación a enterrar toda la melancolía en el espacio exterior. Le sigue “Disturbios” que se siente más cercano a un bolero con un bajeo que va marcando la pauta y el ritmo de la nostalgia. Flush es la más rockera del álbum, pesadita, con distorsiones y un bajo que brinda una atmosfera groove con slides y hammers que se disfrutan.

“Beso de muerto” es para mí la canción que engloba el sentimiento lírico y musical de este álbum, una canción más acústica llena de tristeza y melancolía, con un verso recitado a la mitad de la pista que aprieta al corazón y con un final entonado de manera desgarradora por Pascual Reyes, que nos hace preguntarnos ¿a qué sabe el beso de alguien que es un recuerdo?

Un extraordinario disco debut, en el que no se guardaron nada, mostraron todas sus influencias, los sonidos que querían explorar y la lírica que los definiría. Sin duda alguna es un infaltable en cualquier lista de mejores discos nacionales.

Tienes que escuchar: Hoy no es mi día, Caminito, Historias, Nos tragamos y Tírame.

Navegando

Pasaron casi 4 largos años para que regresaran con su segundo material de larga duración. “Deshabitado”, con el mismo número de pistas que su predecesor, pero con una duración menor. Nuevamente nos encontramos a San Pascual pero en esta ocasión levitando con su corona bien puesta y una larga capa roja frente a lo que parece la fachada de una iglesia con un paisaje que luce abandonado y desolado, siendo su vestimenta lo único que dota de color el panorama.

Con un pequeño Intro que abre la puerta a los acordes de una guitarra con crunch a la que se suma el bajo y la batería de manera estruendosa para posteriormente bajar la intensidad y que pueda entrar en escena la voz de Pascual, “Caemos o Volamos” es la canción que nos da la bienvenida.

“¿Por Qué?” comienza suave con una guitarra acústica y la voz que estalla junto la batería y un sintetizador en el coro. “Navegando” es un son que nos invita a ponernos de pie sin importar qué tan lastimados estemos, a seguir adelante sin detenernos hasta llegar a donde queremos estar.

“Olvídate de mí” es una de las canciones estandartes de este disco y una de las más oscuras. La batería suena de manera increíble en esta pieza junto a los arpegios de guitarra. A veces lo único que necesitamos o queremos, es estar solos y esa soledad nos ayuda para no dañar a quienes están a nuestro alrededor. Si ves el video puedes contagiarte de esa tristeza y desesperación que muestran los protagonistas, donde conforme transcurre el tiempo se van alejando.

Un disco que continúa el camino que comenzaron en “Sufro Sufro Sufro” pero que denota cambios importantes a nivel sonoro, sobre todo en la batería y con un uso de instrumentos más amplio.

Tienes que escuchar: Así es el amor, Deshabitado, La verdad, Pervertidamente y El Fin del Mundo.

Salgamos de aquí

El tercer material llega en 2011. “Valiente” viene acompañado de una portada que recuerda el arte del Sufro, con el nombre del disco en grande en una hebilla de cinturón con el ya clásico logo de la banda por encima y dos manos sujetándola como si se tratara de la viñeta de algún western donde los héroes realizaban esa acción para mostrar coraje y valentía.

La evolución que empezó a vislumbrarse en “Deshabitado” continuaría avanzando con la llegada de dos grandes músicos, Luca Ortega en la batería y el ya legendario Alex Otaola en la guitarra, así como la producción, donde Gerry Rosado pasa la estafeta a dos viejos conocidos de la escena nacional, Maurizio Terracina y Toy Selectah.

Con unos acordes acústicos comienza “No voy a dejar” con una voz con cierto eco que brinda sensaciones más oscuras y con el sentimiento de coraje necesario para la letra que deja claro que nadie va a pasar por encima de nosotros.

“Despertar”, con la caja de la de batería de Luca al inicio es una canción movida y que precisamente invita a amanecer y salir. “Todo se cae”, es una de las rolas más punks y que a su vez me recordó a las canciones de rock nacional que se producían en los 90.

“Si te vas” es a mi parecer la canción más oscura, pesada, disfrutable y bailable. Sí, todo eso en un mismo track. Con una guitarra que pinta un danzón, la voz más seca y directa y las percusiones que hacen que muevas el cuerpo y bailes, mientras reclamas y exiges que cuando se vayan de tu lado acepten que te quisieron y que te van a extrañar.

Un disco diferente, que le da sentido al título con el que lo bautizaron, pues se arriesgan a nuevas propuestas, y aunque no se olvidan de sus raíces, desde el inicio se puede sentir un ambiente más rockero y me atrevería decir que “new wave” y pesado que los anteriores.

Tienes que escuchar: Sin Precaución, Pájaros Negros, Carne Abierta, Línea del Fin, Que pensar en ti.

Todo me trajo hasta hoy

El cuarto LP nos anticipa desde la portada que hay algo diferente, pues a diferencia de sus predecesores, San Pascual deja de ser el centro, en su lugar encontramos una chimenea rodeada de distintos objetos, todos ellos pertenecientes a los miembros del grupo y que guardan una historia y un valor sentimental para cada uno. Todo aquello que les ayudó y acompañó para llegar a donde están.

“Todo nos trajo hasta hoy” adquiere nuevos sonidos y nuevo sabor, en canciones más frenéticas como “Lo que quieres ver”, que recita cómo es que siempre damos lo mejor de nosotros en algo, pero al final del día, la gente ve únicamente lo que quiere ver.

Aquí estaré” tiene una sensación más synth pop, efectos en la voz que acompaña el sintetizador pero con una letra fuerte. “Arde el Pecho” es melancólica y reflexiva que te deja una sensación de alivio después de escucharla. “Enemigo Mío” y “Bailón” son las que me recuerdan a los inicios y Sufro con ese sonido guapachoso y de folklore mexicano.

Pasaron 6 años para que estos muchachos regalaran nueva música y ese tiempo se traduce en madurez.

Tienes que escuchar: Todo me trajo hasta hoy, Nunca te voy a olvidar, En la oscuridad, En estampida y Canción que quema.

Un Santo a quien dar gracias

En una escena nacional donde cada vez vemos más bandas con la misma hechura que el resto, San Pascualito Rey es una bocanada de aire fresco para aquellos que gustamos de sonidos diferentes, de letras poéticas y elaboradas que nos hagan imaginar y tratar de dilucidar su significado y adoptarlas a nuestro estado de ánimo o momentos de nuestra vida.

Si bien es cierto que la melancolía, la nostalgia, la tristeza y la muerte son los principales temas que abordan en sus canciones, hay que decir que todas ellas, más allá de sumirnos en una depresión o un dolor, nos empujan a la superficie, son canciones que alimentan el alma, es música que sale del corazón para el corazón.

Venerado en el sur de México y Guatemala, San Pascualito o Pascual Rey es el Santo del Buen Morir, y que mejor forma de acompañar esos últimos días y suspiros que con música que nos haga sentir vivos.

 

Por Adrián Martínez, encuéntrame en Instagram como adrits_mr.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *