Pixies: La fusión perfecta entre tormenta y calma

Publicado por Vorágine en

Pixies

Los héroes de una generación

Toda gran banda siempre tiene detrás una gran influencia. Todos esos grupos que han triunfado mundialmente han tomado inspiración de otras que no corrieron con la misma suerte en su momento pero que definieron un movimiento, un sonido y que pusieron las bases para una nueva generación.

Seguramente muchos de ustedes gustan o son fans a morir de bandas como Nirvana, Pearl Jam, Weezer o Radiohead. Todas nacidas en los 90’s y que representaron la explosión del famoso “rock alternativo”. Bueno, pues todas ellas tal vez no habrían encontrado el sonido que los inspirara si no hubieran existido antes REM, Sonic Youth, y por supuesto Pixies.

Pixies promo

Las apariencias engañan.

Alternativo en serio

Influenciados por el punk, el folk y el rock and roll. Comenzaron tocando en bares de Boston (de donde son originarios) hasta que fueron descubiertos por Gary Smith con quien grabarían un demo del cual tomarían algunas canciones que formarían parte de su EP, “Come on Pilgrim”, lanzado en 1987 y en donde mostrarían el que sería su sello musical y lírico.

Si algo los caracteriza es la increíble forma de llevar los versos de una pista de una manera calma, pacífica, melódica y con voces tenues, dulces y hasta susurrantes y al llegar a los coros transformarlas en gritos desgarradores, ruidos ensordecedores y furia. Con letras sombrías y surrealistas que toman su inspiración de textos religiosos, literatura y cine, algunas de ellas interpretadas en “spanglish” (algo que repetirían en el futuro).

De Come on Pilgrim te recomiendo escuchar Caribou, Isla de Encanta, Ed is dead y Nimrod’s Son.

Un año después llegaría su primer LP, “Surfer Rosa”, lleno de letras oscuras que van desde paisajes playeros hasta el voyerismo y la mutilación, con un sonido más pulido pero igualmente caótico, con acercamientos más al surf en sus guitarras y al folk, y ¿qué decir de la batería con esos ataques sólidos tanto en la caja como en el bombo!, y cuya peculiar grabación sin duda ayudó a que sonoramente sea un deleite, pues ese efecto de “eco” es gracias a que la grabaron dentro de un baño. Mención aparte merece el arte de la portada, el cual lo acapara la bailarina de flamenco desnuda al costado de un crucifijo y el mástil de una guitarra acústica.

33 minutos de una montaña rusa de experiencias sonoras que bastarían para definir el rumbo de la banda y convertirse en la gran inspiración de los que vinieron después. Es de este material de donde se desprende su tema más reconocido y homenajeado y que curiosamente no fue lanzado como sencillo, pero que al escucharlo te transporta de inmediato a aquella icónica y surrealista escena final de Fight Club, por supuesto, me refiero a Where is my mind?, una verdadera joya esa combinación de cine y música, ¿no lo creen?

De aquí debes escuchar Bone Machine, Broken Face, por supuesto Gigantic y River Euphrates.

{album pixies gigantic

Doolittle llegaría a consolidarlos como la gran banda del circuito independiente. Considerado por muchos como su obra cumbre, es un material más digerible que sus predecesores gracias a la producción y la limpieza de su sonido, sonando menos garage que los anteriores, más claros y brillantes. Si bien, la guitarra de Joey Santiago es un deleite en cada una de sus producciones, en esta ocasión quien se roba los reflectores es Kim Deal y su bajo.

Desde Debaser,todas y cada una de estas piezas incluyen líneas de bajeo que te vuelan la cabeza. La temática de sus canciones continúan por la misma vereda y el caos y la melodía se siguen fundiendo, se siente una sensación de madurez y suavidad que hace que sus 38 minutos duren lo que dura mi quincena.

Pixies Doolittle

Canciones como Wave of Mutilation con el redoble de la batería de Lovering, y la voz calmada de Francis hacen que sea una rolita muy disfrutable aunque toque el tema del suicidio. Here comes Your Man es una canción que la línea de bajo vuelve divertida y hasta bailable y a la que posteriormente se une un punteo de guitarra suave y surfer.

Monkey Gone to Heaven resume el contenido lírico de Pixies en una sola canción: muerte, temas del medio ambiente, misticismo y religión. Esta canción es la que le da el arte al disco, con un monito con aureola sobre su cabeza y los números 5, 6 y 7, los cuales representan al hombre, al Diablo y a Dios, respectivamente.

No dejes de escuchar Tame, I Bleed, Hey y Gouge Away.

En 1990 lanzan Bossanova, y que para mí es su disco más experimental. Con un sonido fresco y muy diferente a lo que nos tenían acostumbrados con las subidas y bajadas de decibeles. Una portada con un planeta y sus anillos alrededor que representa el centro de un átomo y que nos anticipa un poco de qué va la temática de sus canciones. Rolas con un enfoque diferente a los anteriores, pues esta ocasión hablan sobre el espacio, extraterrestres, abducciones y OVNIs.

Abriendo con la instrumental Cecilia Ann, con una mezcla entre surf y rockabilly y que asemeja a una canción del lejano oeste pero con un ambiente espacial y que incluso me atrevería a decir que de aquí Muse bien pudo inspirarse para su emblemático tema Knights of Cydonia (escuchen ambas y saquen sus conclusiones).

En esta ocasión el peso de las canciones recae más en la voz y en la guitarra, que ahora suenan más melódicas, sobrias y brillantes que en sus trabajos anteriores dejando atrás esos desgarres de garganta y acordes frenéticos. Si bien el bajo no luce tanto como en Doolilttle es destacable la forma de acompañar todas las canciones pero en especial la fuerza, sustancia y carácter que le brinda a She is weird y All Over the World.

Pixies

Bossanova es ese material que no vendió mucho y quedó eclipsado por sus hermanos mayores, pero que en mi humilde opinión es uno de sus mejores trabajos, en el cual evolucionaron, salieron de su zona de confort y demostraron que podían seguir cargando en sus hombros el peso de toda una escena independiente.

Por favor súbele a Velouria, Allison, The Happening y Blown Away.

En 1991 llegaría Trompe le Monde, el cual sería el último con la alineación original, pues un tiempo después las fricciones entre Francis y Kim llegarían al límite derivando en la salida de la bajista. Aunque años después se reunieron en una gira, el encanto no duraría mucho y actualmente quien ocupa ese lugar es Paz Lenchantin.

Unos duendes de culto

La primera vez que los escuché fue una bofetada, Here Comes Your Man me voló los sesos y me llevó a poner completito el Doolittle y desde ahí me enamoré perdidamente de ellos.

La voz de Black Francis y cómo pasaba de algo armónico y melodioso a casi destrozar su garganta y viceversa, el ataque y la técnica precisa de la batería de Lovering, y siendo yo fan del surf y el rockabilly, escuchar la guitarra con tono sesentero de Santiago fue algo exquisito y debo confesarles amigos míos, que Kim Deal es la culpable de que saliera corriendo a comprarme un bajo y me volviera su admirador (que alguien le diga que la amo).

¡Kim Deal, una grande!

Si bien para mí los sonidos eran familiares con lo que conocía de Nirvana y Weezer (bandas que llegaron a mis odios antes), debo decirles que lo de Pixies es otro nivel.

Ellos son el claro ejemplo de que no siempre los mejores obtienen el reconocimiento que se merecen pero que al final la historia los coloca en el lugar que les corresponde y aún más importante, fueron los encargados de influenciar a toda una nueva generación de agrupaciones que no dudan en mencionarlos como su principal fuente de inspiración.

Una banda a la que la fama le llegó tarde pero que ha logrado mantener una base de fieles seguidores y que sigue deslumbrando a quienes los van descubriendo.

Una banda de culto no solo para otros músicos, también para los amantes de la música.

 Por Adrián Martínez, encuéntrame en Instagram como adrits_mr.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *