Liliana Servín: artesana del laminado y la pintura automotriz

Publicado por Vorágine en

Liliana Servin

Un oficio relajante y exigente

Originaria de Morelia, Michoacán, Liliana Servín se dedica al oficio del “detallado y la pintura automotriz”. Su pasión surgió hace siete años casi sin querer, cuando comenzó a ayudar a su esposo en el taller familiar de herrería que más tarde incluiría la restauración de autos como parte de sus servicios.

Como la mayoría de las personas, Lily decidió trabajar con su pareja para generar más recursos económicos para su familia. Sin embargo, pronto descubriría su enorme talento y un sorpresivo gusto por esta profesión.

Girl Power!

¿En qué consiste este oficio?

Detallar una pieza significa que debes localizar las imperfecciones de ésta, lijarla, sacar los golpes, colocarle una pasta para alisar la superficie, luego poner una capa de primer automotriz y repetir el proceso varias veces hasta que quede lista para pintar. La pintada es el último de los pasos pero también es un proceso largo y cada pintor tiene su método.

 “Así aprendimos”

Empecé a trabajar como chalana de mi marido y no fue fácil, no me daba trato especial por ser su esposa, era muy estricto. Siempre me decía que él no era mi patrón, sino el cliente, y si el cliente no estaba satisfecho con el trabajo que yo hacía entonces él tenía que exigirme mejores resultados. Gracias a esto aprendí mucho y soy más profesional.

A partir del oficio de soldadura de mi marido empezamos a trabajar con lámina y a restaurar carros, después, un amigo en común nos dio cursos intensivos de pintura. Recuerdo que nos trajo una combi, ese fue mi primer trabajo; este amigo nos daba instrucciones para repararla y nos dejaba solos, trabajando, más tarde regresaba para revisar lo que habíamos hecho y nos señalaba lo que se hizo bien y lo que no. Nos tardamos cuatro meses en pintar la combi. Así aprendimos.

Paciencia y dedicación, las principales herramientas para el trabajo.

Después de ese primer trabajo otras personas con más experiencia en el negocio vieron algo de talento en mí y también notaron mi disciplina, entonces me daban consejos y trucos sobre el oficio que me ayudaron mucho.

Desde hace tres años recibo pedidos que atiendo exclusivamente yo, son trabajos que hago sola. Empecé con arreglos de piezas pequeñas: una defensa, una puerta y así. Al principio me daba mucho miedo equivocarme pero mi marido y mis amigos me animaban y me apoyaban.

El temor de no saber si lo haría bien o no determinó que al principio cobrara poco por mi trabajo, además de que eran amigos que me prestaban sus autos para que pudiera practicar, al menos así lo veía yo y por eso también les agradecía la confianza.

El reconocimiento inesperado

Mi primer trabajo grande fue un “vocho” blanco que ganó un reconocimiento en el “Vocho Weekend 2019”, evento donde compiten más de 800 autos de la marca Volkswagen provenientes de toda la República Mexicana.

En esta expo se entregan tan solo 50 premios. El trofeo que reciben los expositores es un reconocimiento a la estética del vehículo, los accesorios y el tipo de motor, entre otros elementos. En realidad es un premio al trabajo en equipo porque son diferentes personas y disciplinas las que se encargan de algún aspecto del auto; mi especialidad fue la pintura, por ejemplo.

Ganador en el "Vocho Weekend 2019"

El dueño del auto nos invitó a mi marido y a mí a la exposición y ahí muchas personas le preguntaron que dónde lo había pintado y entonces él me presentaba con todos y les decía: fue ella, es de quien te contaba, ella lo pintó, lo siguiente era que me felicitaban y me decían “¡te rifaste!”. En ese evento conseguí varios clientes.

Fue algo totalmente inesperado, pues recuerdo que cuando íbamos de camino a la expo veía pasar muchos volkswagens y pensaba, qué bien arreglados están, no creo que éste vaya a ganarles. Pero ganó. Ahora ya son muchos autos los que he pintado yo sola y estoy muy satisfecha con todos mis trabajos.

¡Trabajo en equipo!

“Dividida en mil pedazos”

Antes de trabajar me dedicaba exclusivamente al hogar, a cuidar a mi hijo y también hacía macramé, ahora tengo que dividirme en mil pedazos para poder hacer todo, no sé ni cómo le hago.


Foto de Flavia Jacquier en Pexels

Al principio solo trabajaba en mi tiempo libre, después de hacer la comida y llevar a mi hijo a la escuela o ayudarle con sus tareas. Las tardes era ese espacio que tenía más libre y además me gustaba que el taller estaba en mi casa, nunca he tenido que trasladarme a otro lugar para poder trabajar y eso me permite continuar ocupándome de mi familia.

Mi hijo ahora ya es un poco más independiente y me ayuda con sus cosas, eso me da más libertad para poder dedicarme al negocio. Mi suegra y mi cuñada me ayudan a cocinar, por ese lado tengo mucho apoyo. Aun así a veces me siento rebasada porque siento que todo depende de mí, el cuidado de mi hijo, el trabajo, los clientes que tengo por mi cuenta y el aseo de la casa.

Es difícil física y emocionalmente. Pero las mujeres somos multifuncionales, más que los hombres, ¿no? Además de que hemos crecido en una cultura machista que permite muchas desigualdades. Deberíamos cambiar eso para tener un mejor futuro como familia.

Talento y disciplina.

Quizá es muy difícil que un adulto de 40 años o más cambie su forma de pensar pero entonces debemos enfocarnos en las nuevas generaciones y educar mejor a nuestros hijos. Crear consciencia en los hombres, enseñarles que pueden ser tan independientes como nosotras, que no tenemos que hacerles todo, que deben formar un equipo con su pareja, apoyarla y ayudarla a cocinar, a lavar la ropa o lo que toque.

En este oficio “nunca terminas de lijar”

A mí este trabajo me relaja, me gusta mucho, pero es muy pesado, no todos lo aguantan, ni mujeres ni hombres.

La paciencia es lo que más se necesita en este oficio. Mucha paciencia para lijar, es lo que más haces, nunca terminas de lijar. A muchos eso no les gusta, se cansan, se desesperan, se les hace difícil. Es muy cansado, te duele el cuerpo pero también haces ejercicio.

Además tienes que desarrollar mucho la vista para observar los detalles que la mayoría no ve pero que son muy importantes para el trabajo. Aprendes a identificar todos los detalles de la pintura y los defectos. Todo el tiempo hay que estar tocando la pieza para encontrar bultos, hoyitos en la pintura y asegurarte de que no quede nada de eso.

Detalles que pocos ven.

La limpieza también es muy importante porque la pintura puede echarse a perder si le cae grasa o polvo, entonces hay que tener todo muy limpio y ordenado. Eso tampoco lo aguantan todos.

No conozco a otra mujer que se dedique al detallado y a la pintura automotriz aunque recientemente invité a trabajar de chalana a una amiga que vive muy cerca. Le estoy enseñando, creo que soy buena maestra porque tengo mucha paciencia y a ella también le ha gustado. Nos hemos acoplado muy bien y nos apoyamos en otras actividades.

Tampoco me ha tocado ningún tipo de discriminación en el trabajo, si acaso siento un poco de rechazo por parte de algunas esposas de los clientes o desconfianza tal vez, pero la verdad es que todos me han apoyado. La mayoría de mis clientes son recomendados por otros o son personas que ya conocen mi trabajo.

Por más mujeres en este oficio

Estaría muy bien tener a más mujeres que se dediquen a esto. A mí me gusta mucho, yo les digo que se avienten, que prueben, no pierden nada intentando.

Algunas mujeres me ven y parece que se preguntan por qué me dedico a esto, como si estuviera mal, pero para mí es un trabajo que me permite estar con mi familia, que disfruto mucho y en el que además soy buena.

¡Mujer trabajando!

Si quieres contactar a Lily para conocer su trabajo, visita la página de su taller en https://www.facebook.com/Cortes-Custom-204812873366717

Todas las fotografías fueron cortesía de Liliana Servín a quien agradecemos su generosidad y tiempo.

 

Entrevista realizada por Patricia Munguía Correa, ¡síguela en twitter o en Instagram!

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


1 Comment

Gloria Fuentes Colín · marzo 10, 2021 a las 4:26 am

Muchas felicidades Lili

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *