Joy Division. Intensidad y dramatismo

Publicado por Vorágine en

Punto de Partida

Joy Division es considerada por muchos como una de las mejores bandas en la historia de la música. Día a día sigue sumando seguidores en el camino. Pero, ¿cuál es la razón?, ¿se trata de sus letras?, ¿de lo enigmático de sus integrantes? o ¿sólo es una dosis de popularidad?

La historia de estos ingleses comenzó a cimentarse el 20 de julio de 1976, mientras la famosa banda de punk Sex Pistols ofrecía un concierto en el Manchester Free Trade Hall. Al concluir el espectáculo Peter Hook (bajo), Bernard Sumner (guitarra) y Terry Mason (batería), quienes se encontraban en aquel recinto, decidieron formar su propio grupo, aunque ninguno de ellos tenía mucha idea de lo que significaba ser músico.

Simplemente ¡magníficos!

The Stiff Kittens fue su primer nombre. Poco les convenció aquel título pero en ese momento tenían un tema más importante que resolver y era la falta de vocalista. Ian Curtis fue uno de los más interesados en cubrir la plaza y lo consiguió, dando origen a una banda legendaria.

Forjando una identidad

Semanas después, justo antes de salir a su primera actuación en The Electric Circus, el cuarteto cambia de nombre a Warsaw, según algunas publicaciones, inspirados en la canción Warszawa (1977) de David Bowie y Brian Eno. Para junio de 1978 bajo el sello Enigma se pone en circulación la primera edición de su EP An Ideal for Living con apenas 1000 copias. En ese entonces siguieron los cambios tanto de alineación como de nombre, ahora Warsaw había quedado en el pasado y Curtis, Sumner, Hook y Morris (último miembro en unirse al grupo) se hacían llamar Joy Division. El cambio se debió principalmente a un tema legal por la existencia de una banda en Londres llamada Warsaw Pakt.

El nuevo nombre fue obtenido del libro The House of Dolls de Karol Cetinsky, en donde se cuenta la historia de algunas prisioneras de guerra en un burdel nazi, las Joy Divisions, como algunas veces son mencionadas, eran las mujeres utilizadas como prostitutas por los nazis. A pesar de ello, numerosas publicaciones señalan que el nombre no fue tomado por alguna afinidad nazi ni mucho menos, sino por un simple gusto por el nombre.

¡A vibrar!

Sin ningún cambio posterior, el 25 de enero de 1978 sería el debut oficial de la banda en el Pip's Disco, un lugar para escuchar música en vivo en Manchester, y en donde cuatro jóvenes, con apenas poco más de 20 años, darían inicio a una leyenda.

Momentos de magia y maestría

El futuro de Joy Division parecía tomar un rumbo incierto cuando el 29 de diciembre de 1978, al regresar de una actuación en el Hope and Anchor, Ian sufriera un ataque epiléptico severo, siendo un punto y aparte para lo que seguiría con la banda.

Ahora bajo el sello de Factory Records, discográfica liderada por Tony Wilson, grabarían 15 temas en menos de cinco días, mismos que serían su debut en larga duración, dejando en las manos de Martin "Zero" Hannett la producción, y teniendo como resultado una combinación excelente entre la maestría del técnico y la magia de la banda, utilizando una técnica de grabación basada en la acentuación de las atmósferas: intensidad y dramatismo.

¡Cómo no nacimos antes!

La pasión de Hannett por los sintetizadores y el uso de tecnología, fueron determinantes para la creación de excelentes atmósferas que captaron perfectamente la esencia y sonido que buscaba Joy Division, quienes sin ser músicos virtuosos lograron crear uno de los mejores discos de la historia. Se trata de Unknow Pleasures, publicado en mayo de 1979.

Un disco envuelto en un ambiente enigmático y psicodélico, con un diseño en la tapa a cargo de Peter Saville, quien plasmó las primeras señales de un pulsar, imagen extraída de The Cambridge Encyclopedia of Astronomy, teniendo como resultado una de las portadas más famosas y una sensación auténtica de Placeres Desconocidos.

¡Música, maestro!

Pronto llegó el momento del segundo y último disco de estudio, Closer (1980), nuevamente dirigidos por la mente maestra de Martin Hannett, quien de nuevo guiaría a este grupo ecléctico a construir una joya dentro de la escena musical, envolviendo en cada texto de Ian su presente y su pasado, todo aquello que lo mortificaba, desde su vida sentimental hasta su situación física y mental llevada al límite. Letras acompañadas por un ambiente musical perfecto, brutal al momento de escuchar la combinación entre ambas. Se ha dicho que "Closer, inmortal y oscuro, duele", un disco que ha quedado y seguirá quedando en la inmortalidad de la música, un disco de heridas y matices.

35 años después

Casi dos años después de que empezara la aventura, el 2 de mayo de 1980, sería la última presentación de Joy Division en un escenario. Y días más tarde, el 18 de mayo del mismo año, terminaría la historia de Ian Curtis, quien luego de ver la película Strosze de Werner Herzog y escuchar el disco The Idiot de Iggy Pop, escribiera una carta dirigida a su esposa Deborah tratando de explicar lo que ocurría en su mente. Segundos después se ahorcaría con un lazo en la cocina de su propia casa, hogar de su esposa e hija. De eso ya han pasado 35 años y pareciera que Ian está más vivo que nunca.

El amor nos separará

Una de las canciones más populares de Joy Division es Love will tear us apart, considerada por revistas como Rolling Stone o NME como una de las mejores canciones de la historia. Esta no apareció en ninguno de los dos discos de estudio de la banda y en un principio sólo se podía escuchar en vivo, a pesar de ello y con varias reediciones, se ha convertido en una de las canciones más conocidas y emblemáticas. Un clásico de la banda y de la música inglesa.

Bandísima

Un sonido de atmósferas

El crítico de música inglés Simon Reynolds decía que "el bajo de Hook llevaba la melodía, la guitarra de Sumner llenaba los huecos del sonido a base de densos riffs y la batería de Morris, parecía rodear el borde de un cráter".

Ese sonido poco a poco se fue convirtiendo en algo particular del cuarteto, con un toque de bajo absolutamente diferente y siempre en primer plano. Acompañado del baile peculiar de Ian y una voz que hipnotizaba, atrayendo las miradas del público y al mismo tiempo guiando a la banda. Cada integrante a su manera y a su estilo fue una pieza fundamental.

No es necesario descifrar el significado de cada canción para sentirse atraído por la música de Joy Division, para captar la intensidad emocional de las canciones. Letras que muestran sus principales referencias literarias y musicales en William Burroughs, Franz Kafka,  The Doors, David Bowie y The Velvet Underground.

Cómo olvidar los bailes de Ian Curtis

Es fácil descubrir lo mucho que Ian disfrutó de la lectura de The House of Dolls, porque no sólo fue No love lost la pieza del grupo inspirada en ese libro, sino también el tema Novelty. Atrocity exhibition debe su título a un libro de J.G Ballard, Dead souls a la novela de Gógol y Colony está relacionada con Heart of Darkness de Conrad. Reflejo de lo que pasaba por la mente de Ian: la soledad y la infelicidad.

La vida sigue

Después de la muerte de Ian Kevin Curtis el 18 de mayo de 1980 la banda siguió su camino, pero era necesario hacerlo de una manera diferente, y así fue. Murió Ian, murió Joy Division, pero nació una historia que sigue construyéndose, su nombre: New Order, quien recientemente estrenó Restless, un extracto de su décimo disco de estudio llamado Music Complete, cuya fecha de lanzamiento será el 25 de septiembre y que compartirá créditos con Iggy Pop y Brandon Flowers.

VicMusic. Melómano, coleccionista de Vinyles y gusto empedernido por la literatura musical, además de ser amante de conciertos. Dime lo que escuchas y te diré quién eres en @Vic_music

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *