Jake Bugg: Un bicho raro dentro de la música actual

Publicado por Vorágine en

Jake Bugg

Funk, country, blues y rock indie

¿Qué hace un adolescente a los 14 años? Bueno, muchos estudiamos, practicamos algún deporte, tal vez estábamos enamorados o simplemente veíamos televisión, en cambio, Jake Bugg decidió invertir su tiempo en escribir canciones.

Originario de Clifton, un pequeño pueblo en Nottingham, Inglaterra, Jake, de 12 años, comenzó a tocar la guitarra influenciado por su tío, con quien aprendió su primera canción: “Mad World”, de Tears for Fears. A los 14 años comenzaría a componer sus propias canciones, muchas de ellas inspiradas en aspectos de la vida cotidiana o en vivencias propias, aunque también dando espacio a la creatividad, ya que como él lo ha mencionado, para un compositor debe ser importante crear y usar la imaginación para inventar historias. Y sería en este punto en el que tomaría la decisión de dedicarse a la música de tiempo completo y abandonar todo lo demás. ¡La mejor decisión de su vida!

Foto tomada de Last.fm

Buenos ritmos, buenas ideas

Two Fingers

En el año 2012 debutó con su disco homónimo, el cual se coloca en el primer lugar del UK albums chart con solo seis días de estar a la venta, lo que le valió ser nominado al Mercury Prize 2013 junto a músicos consolidados como Arctic Monkeys y David Bowie.

Catorce pistas que mezclan el folk y el country de una manera moderna pero a la vez con un toque clásico. Las melodías de este álbum son breves y esa característica lo convierte en un material dinámico en el que las letras plasman mensajes sin rodeos (todo queda dicho en un máximo de tres minutos).

En Trouble Town nos cuenta un poco de la vida que llevaba en Clifton, de la cual quería escapar, en cambio, en Two Fingers nos habla de cómo cambia la vida cuando miras en retrospectiva y ves que lograste salir de dónde estabas y llegar a donde querías, demostrando que puedes aprender de tu pasado pero enfocándote siempre en el presente y en el futuro, dejando atrás lo negativo, aprendiendo cosas nuevas y encontrándote a ti mismo en el camino.

Como complemento perfecto, Note to self nos recuerda que debemos ser nuestros principales admiradores y que a veces es necesario dejarnos una nota que nos ayude a tener presente quiénes somos y todo lo bueno que tenemos.

Canciones que hablan de drogas, cigarrillos, peleas, amigos, amor y desamor, malas y buenas decisiones, todas y cada una adaptables a nuestras propias experiencias. Letras que más allá de contarnos una historia, nos dejan una lección de vida.

Canciones recomendadas: Simple As this, Broken, Someone Told Me, Someplace, Seen It All.

What Doesn’t Kill You

Tan solo un año después libera su segundo material titulado Shangri La, producido ni más ni menos que por Rick Rubin, uno de los productores más legendarios del medio, quien entre todos los artistas con los que ha trabajado se encuentra una de las más grandes influencias de Jake, el gran Johnny Cash. Como dato curioso, el disco toma su nombre del estudio en que fue grabado y que es propiedad de Rubin.

En este repertorio cambia la guitarra acústica por la eléctrica. Con sonidos más apegados a un rock indie que al folk, una batería más explosiva, solos de guitarra y riffs con ataques que demuestran el abanico de técnicas que domina y la calidad que tiene como ejecutante de su instrumento, lo cual podrás notar cuando escuches Slumville Sunrise.

Foto tomada de Eil.com

Yeah!

What Doesn´t Kill You es la canción que engloba el sonido y la lírica del disco. En ella encontrarás esos sonidos de batería fulminantes, un riff súper rockero que coquetea con el metal, bajos sustanciosos que le dan el empuje a la canción y una letra que junta las dos temáticas que encontraremos en las once pistas restantes, amor-desamor, y las carencias en su pueblo natal. Es una canción en la que compara de manera brillante su vida en Clifton con una relación amorosa, cómo ambas golpean fuerte, pero a pesar de todo, solo tienes que intentar y sangrar para finalmente poder respirar.

Canciones recomendadas: Me and You, Messed Up Kids, All your reasons, Kitchen Table, Pine Trees.

On My One

Tras tres años de espera, su periodo más largo hasta el momento sin tener un nuevo material, entrega On my One.  El título de este disco deriva de una frase de Nottingham, “On my own”, la cual modificó un poco para darle un sentido más personal, ya que éste es el primer material en el que no hace mancuerna con Iain Archer en la composición, convirtiéndose en el autor de todas las canciones y productor del álbum.

Este es su disco más experimental, lo cual puede explicar el receso que tomó desde “Shangri La” para poder publicarlo y que también se percibe en el arte que lo acompaña. Abre con On my One, con el toque folk y melancólico que ya conocemos y que en palabras de él, “es la canción que escribiría si en un futuro no pudiera seguir tocando o haciendo conciertos”.

portada disco Jake Bugg On my one

En la siguiente pista rompe lo convencional y suena Gimme The Love, con una batería en plan hip hop que sirve de entrada a un sampler y a la voz de Jake, quien sorprende con rimas en completo estilo rap con una guitarra funk, una canción que demuestra la evolución que ha tenido y que se trata de un artista sin temor a experimentar con sus propias canciones, demostrando que puede hacer más que folk y con la misma calidad.

Es un disco que termina con lo tradicional y con lo que nos tenía acostumbrados; canciones con letras como siempre excelentes, arreglos y composiciones con mucha calidad, pero que siendo honestos, dista de ser su mejor material.

Canciones recomendadas: Love, Hope and Misery, Never Wanna Dance, Put Out The Fire, Livin’ Up Country, Bitter Salt.

The Man On Stage

Hearts That Strain llega en 2017, y después de lo que representó On My One en su carrera, es aquí donde decide retomar lo que mejor sabe hacer y vuelve a las raíces sonoras. De nuevo escucharemos el folk y el country que lo catapultaron en 2012 y que lo posicionaron como uno de los mejores artistas de su generación, esta vez rodeado de gente con una larga trayectoria como el caso de Dan Auerbach (vocalista de The Black Keys).

El título del álbum corresponde a uno de los once tracks que vienen incluidos y engloba perfectamente el concepto de esta producción, pues en esta ocasión, las canciones son en su mayoría de amor y desamor. Abriendo con How Soon The Dawn nos ubica un poco en el ambiente del disco, una canción folk que resalta con la melódica y unos coros que la vuelven suave al oído y con unos riffs de guitarra eléctrica que le dan la solidez al tema.

Southern Rain es totalmente country, los arreglos de mandolina mezclada con el piano de una manera muy sutil, logran captar los sonidos de los cincuenta de Nashville, lugar donde fue grabado este material.

En Waiting realiza la primera colaboración vocal de su carrera, compartiendo créditos con Noah Cyrus (Si, la hermana de Miley Cirus), en la cual la conversación entre ambos fluye de gran manera; el violín y el piano crean la atmósfera perfecta para este diálogo y el solo de saxofón pone la cereza.

Hearts That Strain es un disco que desde la portada nos remonta de inmediato a sus dos primeras producciones, en donde él es la imagen principal, y musicalmente es justo lo que encontraremos, una mezcla entre el disco debut y su álbum “Shangri La”.

Canciones recomendadas: In The Event Of My Demise, The Man On Stage, Indigo Blue, Bigger Lover, Every Colour In The World.

¿Por qué nos encanta?

Tras cuatro producciones, Jake Bugg ha demostrado que no va a la moda de lo que ocurre en la industria musical de estos tiempos y que no tiene interés en hacerlo. Definitivamente, su música no es para dar gusto a todo el mundo y tampoco es alguien que veremos como un gran headliner en un festival o que llenará estadios, pero eso es precisamente lo que lo ha mantenido fiel a su estilo y que le ha dado la oportunidad de experimentar también con sus propias creaciones, haciendo música para él y para esa base de seguidores que ha conseguido formar, y sobre todo, por amor al arte.

¿Un chico de 26 años tocando canciones propias con estilos como country, blues y folk? Sí, es raro, pero era urgente y necesario.

foto tomada de LaHiguera.net

 

 Por Adrián Martínez, encuéntrame en Instagram como adrits_mr.

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *