Silent Hill 3. Un juego que no es tan perfecto y una película que no es tan mala.

Publicado por Vorágine en

Antes de que me linchen por ese título, debo dejar claro que yo también soy fan de la genial saga llamada Silent Hill y he seguido sus videojuegos desde el ya lejano año de 1999 en el que se estrenó su primer entrega (así es, soy gamer chavorruco). Sin embargo, por algún extraño motivo, Silent Hill 3 siempre me había eludido, aun cuando ya me había terminado los juegos posteriores de la saga, que son considerados por muchos como adiciones inferiores a la trilogía original. Así que ahora, después de tantos años, en estos tiempos de reclusión forzada decidí aprovechar el tiempo, no para ejercitarme o aprender alguna nueva habilidad, sino para jugar el Silent Hill 3. Y cómo no, ya que lo acabé, me aventé la adaptación fílmica del año 2012.

Silent Hill 2, copyright Konami
Silent Hill 2, copyright Konami
Haciendo home office

Debo decir que disfruté regresar a esa misteriosa ciudad entre la niebla, pero también debo admitir que fue un poco decepcionante. Silent Hill 3 fue desarrollado por el mítico Team Silent y estrenado en el 2004, siendo una continuación directa del primer juego. En este seguimos a Heather Mason, quién viaja a Silent Hill para cobrar venganza de los miembros de la Orden que han asesinado a su padre y que pretenden utilizarla para invocar a un Dios infernal. Una trama que en el papel suena interesante, excepto porque el desarrollo de la misma es prácticamente nulo y termina siendo una historia muy plana y poco detallada, además de que la primera mitad del juego es bastante aburrida. Cabe mencionar que maneja una forma de narrativa que es muy onírica y casi surrealista, que es muy característica de esta saga del survival horror, pero que aquí es llevada por momentos a extremos inverosímiles, con personajes que reaccionan de manera absurda a las situaciones que pasan a su alrededor. Y un punto bueno es que el personaje protagonista sea del género femenino, pero lamentablemente es muy poco carismática, a diferencia de los de otros juegos.

Heather Mason, copyright Konami. Jill Valentine, copyrigth Capcom.
Heather Mason, copyright Konami. Jill Valentine, copyrigth Capcom.
Aunque coinciden en tener los outfits menos prácticos para luchar contra mostritos 

En comparación, puedo afirmar con certeza que no le llega a la trama del primer Silent Hill, y se encuentra años luz del Silent Hill 2 (que es una obra maestra trascendental de la que valdría la pena hablar en otra ocasión); No voy a espoilear el final, pero sí diré que me pareció francamente anticlimático y carente de la epicidad que requería la ocasión.

Por el lado positivo, hay que mencionar que gráficamente es uno de los juegos más hermosos y detallados que he visto, y aún me sorprende lo bien que se mantiene unos gráficos de más de 15 años de antigüedad. Además la musicalización de Akira Yamaoka siempre es un deleite. En general, el aspecto técnico es impecable, y aunque es un juego bastante corto, se compensa con varios modos de juego y dificultades adicionales. Sin mencionar que es el juego más estilizado de la serie y el nivel del parque de diversiones es de lo mejor.

Robbie The Rabbit. Propiedad de Konami
Robbie The Rabbit. Propiedad de Konami
Robbie The Rabbit. Propiedad de Konami
Robbie The Rabbit. Propiedad de Konami
¡Y Robbie The Rabbit!

Pero esas virtudes no son suficientes para salvar del todo a Silent Hill 3, que sigue siendo excelente pero deja la sensación de que no llega a ser lo que merecía. No obstante, reconozco que es una cuestión de haber tenido unas expectativas demasiado altas.

Lo que nos lleva a la película, intitulada Silent Hill: Revelation, que ahora pude ver bajo una nueva perspectiva. Una de las cosas que me sorprendió desde un principio es lo fiel que es al material fuente, tanto en lo visual como en la trama (aunque, como mencioné antes, tampoco es que la historia del juego fuera lo más profunda que digamos). Lamentablemente comete un error garrafal al transformar a un personaje del juego (que de por sí era de los más olvidables) en prácticamente el coprotagonista y agregando una muy forzada trama romántica.

Silent Hill: Revelation. Producida por Davis Films
Silent Hill: Revelation. Producida por Davis Films
Se los perdonamos sólo porque es Lord Snow.

La actuación de Adelaide Clemens es más que cumplidora y también lo hacen muy bien otros actorazos como Sean Bean, Carrie Ann-Moss y Malcom McDowell, aunque sus participaciones son demasiado breves. A la inversa del videojuego que adapta, me sorprendió que la película empieza bastante bien y bastante interesante. Lamentablemente, a medio camino la trama se va desdibujando y cae en un montón de plotholes que hacen pensar que habría sido mejor que se tomarán más tiempo para explicar las cosas de mejor forma. Y es que esta película dura ínfimos 95 minutos, en contraste con los 125 que dura la primer película de Silent Hill, que considero una de las mejores películas de terror de la década de los 2000 y una joya muy infravalorada. Lamentablemente, Silent Hill 3: Revelation se desinfla por completo y termina en una nota muy baja que hizo que fuera vapuleada por la crítica. No obstante, dicha crítica fue excesiva (¿¡10% en Rottentomatoes!?), ya que también tiene cualidades que la redimen, como la calidad visual, las actuaciones y la gran fidelidad con el material fuente. Es decir, hemos visto adaptaciones que tiene que ver con todo menos con el juego, como Doom (2005) o la infame Super Mario Bros. (1993). No puedo decir que es una buena película, pero dentro del género del terror que tantos bódrios entrega al año, Silent Hill: Revelation es una película que está por encima de la media y en la cual se nota el esfuerzo de los involucrados.

Paradójicamente, el videojuego de Silent Hill 3 me decepcionó un poco, mientras que su malignizada adaptación me resultó más disfrutable de lo que imaginé. Y como este artículo se encuentra en una sección de cine, ahí les va la calificación de Silent Hill: Revelation.

Silent Hill: Revelation. Producida por Davis Films
Silent Hill: Revelation. Producida por Davis Films

CALIFICACIÓN: 5, que no es tan malo como suena.

Y así termina esta larga disertación sobre una de mis franquicias favoritas de los videojuegos, que fue enterrada por Konami (¡malditos!) justo cuando nos encontrábamos ante la promesa de un nuevo juego producido por nada menos que Hideo Kojima, y el cual ahora sólo vive en nuestros sueños intranquilos.

Aunque hay ciertos rumores...

Por Javier LR, personaje de ficción.

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *