Pienso en el final: el cine de Charlie Kaufman

Publicado por Vorágine en

Póster "Pienso en el final"

Disrupción del tiempo

Charlie Kaufman lo hizo de nuevo; el guionista de Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004) nos presenta “Pienso en el final”, una producción que utiliza los recursos cinematográficos y narrativos con maestría para plasmar su estilo único en una historia sobre la soledad y la nostalgia.

¿De qué va?

Esta película es interesante en muchos sentidos, empecemos por la historia. Lucy (Jessie Buckley) y Jake (Jesse Plemons) realizan un viaje en carretera para visitar a los padres de él. En medio de un paisaje blanco y anodino ella piensa que deberían terminar esa relación y aunque trata de tener una buena actitud no puede evitar que sus pensamientos la lleven hacia un estado de desesperanza y hastío.

Escena en auto "Pienso en el final"

¡Qué sensación tan extraña!

Al llegar a casa de los padres la situación se torna cada vez más extraña y los saltos en el tiempo comienzan a trazar vidas paralelas, vistas al futuro, al pasado y hasta a universos alternos en los que Lucy se convierte en otras personas pero sin que desaparezca del todo su esencia.

Tanto Jake como su familia tienen actitudes desagradables y la mayoría de las escenas reflejan situaciones incómodas pero que se ajustan al ambiente de rareza que envuelve a todo el relato.

Mientras están en la casa el tiempo se transforma de un momento a otro. La protagonista parece no notar los cambios de manera plena y nos da la sensación de estar dentro de un sueño en el que no todo tiene sentido pero aun así nos dejamos llevar sin poner resistencia a lo que sucede.

Escena familiar "pienso en el final"

En esta casa todos se comportan muy raro

Lucy debe regresar a casa esa misma noche pero con todo lo que ocurre en la casa de los padres de Jake y la fuerte nevada que los acompaña durante todo el viaje, nos da la impresión de que nunca podrá salir de ahí.

Finalmente entran al auto y pensamos que está a salvo pero no es así porque en el camino de regreso se perderán en otro bucle de tiempo del que cada espectador deberá decidir si Lucy y Jake encontrarán el camino a casa.

El estilo Kaufman

La narrativa de Charlie Kaufman desafía al espectador y por el mismo motivo lo mantiene enganchado al desarrollo de la trama.

Una característica fundamental del filme es que el tiempo no transcurre de manera lineal, se interrumpe como en los sueños y esto le permite alterar detalles de la trama y del escenario sin necesidad de recurrir a explicaciones fantásticas o propias de la ciencia ficción.

Escena padre de Jake y Lucy

Es tan triste estar aquí

La paleta de colores cambia según el escenario y los sentimientos de los personajes. Al inicio de la película el entorno es colorido aunque nos muestra objetos antiguos. La vestimenta de Lucy también es muy chispeante, sin embargo, al entrar al auto todos los colores se apagan hasta alcanzar una tonalidad azul. En la casa de la infancia de Jake los colores oscilan entre cálidos y fríos según lo que suceda en cada escena.

Hay detalles más y menos sutiles en cuanto al paso del tiempo. El más evidente es la vejez y el rejuvenecimiento de los padres de Jake, mientras que la repetición constante del perro sacudiéndose la nieve nos da la señal de que algo extraño sucede.

En algunas escenas Lucy viste diferentes atuendos y peinados, así como distintas personalidades. Jake también sufre transformaciones pero las suyas son intercaladas con su yo futuro, un anciano que pasa sus días limpiando los pasillos de una escuela.

Escena comedor "Pienso en el final"

¿Notan algo extraño en Lucy?

Nuevas narrativas e historias

Quizá debas verla una segunda vez para descifrar cada elemento de su composición, pero la primera impresión que causa “Pienso en el final” es una sensación de desasosiego y confusión.

La película apuesta por contar una historia diferente a las que ofrece Hollywood o la industria cinematográfica fuera de la escena independiente y para ello opta también por utilizar recursos discursivos menos convencionales.

Los diálogos de los personajes giran en torno a la tristeza, la soledad, la nostalgia, la melancolía, la rutina y el hastío que produce al ser humano.

Las actuaciones de todos los protagonistas son creíbles y facilitan al espectador sumergirse en la anomalía del relato sin cuestionar el cómo sucede o incluso el por qué. Desde el inicio queda claro que no se trata de una película de terror ni de suspenso aunque sí rozan dichos géneros sutilmente.

“Pienso en el final” es una de esas obras de autor que no busca el éxito de taquilla sino simplemente hacer “cinema” como diría Scorsese.

Datos técnicos

Pienso en el final se estrenó en septiembre de 2020 en la plataforma de Netflix. Para escribirla Kaufman se basó en la novela homónima de Ian Reid que se publicó en 2016.

El elenco está conformado por Jessie Buckley, quien interpreta a Lucy, nuestra protagonista; Jesse Plemons a quien vimos en Breaking Bad; la reconocida Toni Collette hace de la madre de Jake y David Thewlis, actor británico que participó en la aclamada saga de Harry Potter, es el padre.

Título original: I’m thinking of Ending Things

Año: 2020

Dirección y guion: Charlie Kaufman

Duración: 134 minutos

 

Por Patricia Munguía Correa, ¡síguela en twitter o en Instagram!

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *