Lo que el viento se llevó. A ochenta años del clásico más clásico de hollywood

Publicado por Vorágine en

Lo que el viento se llevó es una película de drama y romance estrenada en 1939, protagonizada por Vivien Leigh y Clark Gable, y es considerada una de las obras más icónicas de Hollywood y la cultura norteamericana.

Imagen relacionada
Clark Gable y Vivien Leigh

Lo que el viento se llevó es una narración con tintes épicos e históricos que se centra en la vida de Scarlett O’Hara (Leigh), una joven de familia adinerada que posee una finca cuya principal fuerza de trabajo son sus esclavos negros. Su adolescencia transcurre entre los placeres de la vida aristocrática y su amor por el joven Ashley Wilkes, sin embargo, su forma de vida se ve amenazada por la guerra civil, la cual trae consigo una nueva realidad de muerte y pobreza. Durante esos años de transición, Scarlett también conoce a un cínico hombre llamado Rhett Butler (Gable), quien va ganándose su cariño poco a poco, a pesar de que el corazón de ésta continúa prendado a su amor de juventud. Ante su situación desesperada, Scarlett hace todo que sea necesario para sobreponerse a las carencias, sin importar que eso signifique lastimar incluso a sus seres queridos.

Resultado de imagen para gone with the wind gif
¡Con Dios como mi testigo, jamás volveré a pasar hambre!

Esta película está basada en el Best Seller del mismo nombre, escrito tan solo tres años antes por Margaret Mitchell, en la que sería su única novela, pero una de las más vendidas en la historia, siendo considerado el segundo libro favorito de los estadounidenses, solo detrás de La Biblia, por lo que no era un empresa fácil llevarla al cine y llenar las expectativas de un público tan masivo. Además, hasta ese momento, no se había creado una película de esa envergadura, pues se trataba de una historia con escenas que exigían una producción millonaria, por lo que en un principio varios estudios y directores la consideraron imposible de adaptar, hasta que el famoso productor David O. Selznick tomó las riendas de la producción. Y es que desde un inicio queda clara la grandilocuencia de Lo que el viento se llevó, con sus efectos especiales y enormes sets que no le piden nada a superproducciones actuales, a pesar de haberse estrenado hace ochenta años.

Imagen relacionada

Scarlett O’Hara y Rhett Butler son personajes icónicos, que son retratados de manera realista, pues a pesar de ser personas de buen corazón, al encontrarse rodeadas de muerte, pobreza y desesperanza son capaces de realizar los actos más viles. También vale la pena mencionar a Ashley Wilkes, un personaje que es honorable pero débil, y que de manera involuntaria es el catalizador del drama humano en el que se ven envueltos los demás personajes. En ese sentido, el mayor triunfo de la película es entregarnos personajes multidimensionales, con los que podemos identificarnos, ya que también tienen una vulnerabilidad a flor de piel, que se desborda cuando sus emociones no se pueden contener más. Otro punto a destacar es la representación de la guerra civil, la cual aunque solo podemos ver de refilón, se experimenta vívidamente gracias a los diálogos magistralmente construidos que expresan temor y ansiedad, así como las irreparables consecuencias humanas y materiales. Aunado a esto, la película consigue transportar al espectador a una época muy distinta, lo cual fue motivo de polémica desde su estreno mismo, pues muchas personas la catalogaron de ser una apología del esclavismo, aunque en realidad no se realiza un juicio de opinión, sino que se deja que sea el propio espectador quien saque sus conclusiones.

Resultado de imagen para gone with the wind
Vivien Leigh y Hattie McDaniel

Lo que el viento se llevó es un enorme espectáculo, el cual no decepcionó a la audiencia a pesar de la enorme expectativa, lo que queda de manifiesto con los diez premios Oscar que se llevó. No obstante, es necesario señalar que la primera mitad de la película es, en términos generales, mejor que la segunda, ya que esta se basa demasiado en el drama, dejando de lado el aspecto épico de la historia. Además se puede considerar que es demasiado larga en duración (¡238 minutos!), lo cual, junto con la teatralidad de su estilo narrativo, la hacen difícil de digerir, sobretodo para el público actual. En cuanto a las actuaciones de los protagónicos, Clark Gable está perfecto y se roba cada escena en la que aparece, sin embargo, queda la ligera impresión de que Vivien Leigh pudo haber sido mejor en su interpretación. Mención aparte merece Hattie McDaniel, quien interpreta a la sirvienta Mammy, cuya presencia es tan poderosa que su interprete fue la primer afroamericana en ganar de un premio Oscar como la mejor actriz de reparto, algo demasiado excepcional si tomamos en cuenta que aún era una época en la que la actriz tuvo que atender la ceremonia de premiación de manera separada, ya que no se permitía el ingreso a personas de color.

Imagen relacionada

Sin duda, Lo que el viento se llevó es una película culturalmente relevante que merece ser preservada en los anales de la historia.

Por Javier LR, un extraño al que puedes encontrar en Twitter e Instagram.

¡Y recuerda seguir a VORÁGINE en FacebookTwitter e Instagram, para que no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *